Una uva dedicada a este 2020, realidades de la pérdida de peso

Como cada año que comienza, uno de los principales propósitos es bajar de peso. Combatir la obesidad no es una tarea sencilla, ya que más allá de ser un tema meramente estético, se trata de una enfermedad que conlleva muchas comorbilidades cardiovasculares y metabólicas.

Así lo reconoce el Dr. Víctor Huggo Córdova Pluma, miembro del Movimiento Nacional Ciencia en Obesidad: “Dentro de todo lo que llegamos a desear para el nuevo año, siempre una uva va dedicada a bajar de peso, hacer ejercicio y comer de manera más saludable. Es una meta muy loable e importante para la salud, pero debe ser tomada en serio y debe hacerse de manera responsable y saludable”.

Ya que terminó la temporada de excesos en comida y bebida por las fiestas decembrinas, suelen quedar secuelas en el peso de las personas, que llegan a subir en promedio de 3 a 5 kilos, pudiendo llegar incluso hasta el incremento de 8 kilos según sea el caso. Un aspecto igual de importante ante el aumento de peso es su pérdida y lograr recuperar un peso saludable. En promedio, las personas que subieron 5 kilos llegan a tardar entre 4 y 5 meses en recuperarse, asumiendo que se basen estrictamente en una dieta hipocalórica. Aquellos que subieron hasta 8 kilos pueden tardar alrededor de 10 meses, corriendo con el riesgo de que en ese tiempo ya es diciembre otra vez y vuelve la temporada de excesos.

“El sobrepeso y la obesidad son enfermedades metabólicas multifactoriales, que por esa misma condición requieren un tratamiento multidisciplinario. Para alcanzar un resultado exitoso en la pérdida de peso se requiere, además de buena voluntad, de tiempo y esfuerzo constante, apoyado de médicos y profesionales de la salud expertos en el tema para alcanzar la meta sin poner en riesgo la salud”, indica Córdova Pluma.

El Movimiento Nacional Ciencia en Obesidad asegura que es primordial para combatir estos padecimientos que la comunidad médica, desde médicos generales hasta especializados y multidisciplinarios, esté consciente de pesar, medir y comunicar a sus pacientes su sobrepeso u obesidad de manera ética y responsable, además de acompañarlos, guiarlos o canalizarlos al área correspondiente para llevar un tratamiento con respaldo científico que resulte efectivo y seguro.

Concluye Córdova: “Es sabido que desde unos años el sobrepeso y la obesidad han alcanzado el nivel de epidemia nacional, lo cual tenemos que combatir no sólo porque inicia el año o porque inicia la semana, debe ser sostenido todo el año de manera constante, aún con pequeñas acciones que pueden lograr grandes cambios”.

También te podría gustar...