Stan Lee y su romance con «Wonder Woman»

La pérdida de Stan Lee dejó un hueco creativo en 2018 casi imposible de restaurar. Si bien desde hacía varias décadas había dejado de escribir guiones para cómic o al menos sugerir nuevos personajes, el nativo de Nueva York continuaba insuflando entusiasmo y vitalidad en las producciones cinematográficas sobre los paladines que creó. «The Man» logró una conexión con Kevin Feige, el presidente del Marvel Cinematic Universe, para conducir a buen puerto las adaptaciones fílmicas de «Capitán América», «Thor», «Iron Man», «Spider-Man» y «Avengers», que a la fecha han producido miles de millones de dólares para Marvel Studios, Disney y Sony.

No es cosa simple pasar por alto semejante legado. Pésele a quien le pese, Stan Lee logró darle presencia global a estos súper-héroes, que si bien no son totalmente creaciones propias, sí comparte créditos con dibujantes y escritores, los cuales carecían del carisma de Lee para mantener a lo largo de varios años la popularidad de la editorial, Marvel. Pese a atravesar varias crisis, así como «divorcios» y «regresos» con Stan, éste fue un elemento constante de la llamada, «Casa de las Ideas», una especie de estandarte.

Te puede interesar:   Premier de "Ilusión Nacional"

En alguno de esos rompimientos, Stan Lee prestó su nombre para que, incluso, su gran rival, DC Comics, lanzara una serie de historietas, denominada, «Just Imagine», en las que Lee sugería ideas sobre cómo hubiera creado a Batman, Superman, Catwoman o Wonder Woman. En el caso de la más grande heroína del Noveno Arte, otra leyenda creativa, Jim Lee, fue el encargado de dibujar los conceptos de Stan sobre la amazona.

Así, en 2001 se publicó «Just imagine: Stan Lee’s Wonder Woman», un número especial sobre la «Mujer Maravilla», que deja su legado helénico para tornarse en la heredera del dios del sol inca. En lugar de los tradicionales colores, rojo, azul y dorado, esta versión alterna fue ataviada con un corsé dorado bastante revelador, pantalones blancos y botas metálicas áureas, además de un escudo protector y un báculo del cual emergían rayos luminosos que podían curvarse cual lazo de la verdad.

Te puede interesar:   Miss Bala se estrena en México

La trama, sin embargo, era algo sosa. Una joven peruana de nombre, María Mendoza, trata de combatir a un ambicioso empresario, a quien no le importa acabar con la flora y la fauna de la región, en busca del misterioso cayado. En su aventura, María, conocerá a «Steve Trevor», sólo que éste es un hombre de raza negra, aparentemente un arqueólogo interesado en la búsqueda del báculo y en los misterios de Nazca.

Lamentablemente, y SÍ ES SPOILER, este «Steve» muere, pero antes de irse logra revelarle a «María» que ella es la elegida del dios del sol inca para proteger al mundo. Así, la joven viajará a los Estados Unidos, donde su batalla contra los némesis corporativistas, ha llamado la atención de los medios de comunicación, que la empiezan a llamar «Wonder Woman».

Te puede interesar:   Sorpréndete de nuevo con "Spider-Man"

Si bien se trata de una historia demasiado simplona, por lo menos presenta un concepto interesante, el de una súper-heroína latina, de piel morena y belleza exuberante, que conquista el corazón de los estadounidenses gracias a su heroísmo y valentía. En plena era post 9-11, semejante idea lucía contestaria, punzante y claro, bendecida por Stan Lee.

Para recordar y homenajear estos números especiales, el autor, Grant Morrison, en su serie, «The Multiversity» (2014-2015), ubica a los personajes de Stan Lee en la «Tierra 6» del siempre confuso y cambiante multiverso de DC.

Ese fue el granito de arena de Lee para «Wonder Woman». Ojalá, y que, como los biógrafos de William Moulton Marston (creador de la amazona) afirman, Stan «The Man», también haya partido de este mundo, como lo hizo el Profesor Marston, pensando una última aventura de sus portentosas creaciones.

También te podría gustar...