Cinco consejos para adaptar cuerpo y mente a la “nueva normalidad”

De acuerdo con Maxwell Maltz, reconocido cirujano estadounidense, el ser humano necesita 21 días para adoptar un nuevo hábito, por lo que aceptar la “nueva normalidad”, tras más de dos meses de confinamiento, puede ser una difícil tarea para muchos pues nuestro cuerpo y mente se adaptaron a nuevas actividades y formas de rutina a las que no estaban acostumbrados.

Para ello, HOGO, de reciente presencia en México, fabricante del mejor sistema de descanso del mundo y que mejora el sistema inmunológico como consecuencia de un descanso reparador, ha elaborado una sencilla guía junto con Gregorio de la Mora, coach de sueño de HOGO, para aportarnos los cinco puntos primordiales que debemos tomar en cuenta y que harán que la vuelta a la rutina sea asequible, fácil y efectiva para todos.

Te puede interesar:   80% de los casos de discapacidad visual en niños puede prevenirse o curarse

1.      Retomar horarios habituales. Lo primero que debemos hacer es comenzar a levantarnos a la hora que nos corresponde para ir al trabajo o escuela. Esto deberíamos hacerlo entre 10 y 12 días, incluidos los fines de semana, de modo que la adaptación sea lo más llevadera posible y pronto podamos recuperar nuestro horario de sueño habitual.

2.      Evitar estar despiertos hasta altas horas de la noche. Debemos acostarnos a una hora prudente y alejarnos de los estímulos que pudieran causar insomnio como son los aparatos electrónicos. De esta forma, podremos dormir las siete u ocho horas de sueño recomendadas y así despertar llenos de energía para comenzar las actividades del nuevo día.

Te puede interesar:   Cumple Avon 25 años salvando vidas y sensibilizando contra cáncer de mama

3.      Caminar o ejercitarnos, al menos en el interior de nuestro hogar, es una de las mejores actividades y supone un gran paso para reincorporarnos a la nueva rutina, siempre que no se realice tres horas antes de irse a la cama.

4.      Recuperar buenos hábitos alimenticios e ir eliminando los picoteos entre horas de alimentos no sanos, es el paso principal para adaptarse a la nueva rutina y que esta sea llevadera, después de haber sucumbido a la dieta libre durante el confinamiento. Una opción que podemos adoptar es tomar agua con limón al levantarnos, ya que se trata de una alta fuente de vitamina C y, gracias a su efecto diurético, ayuda a limpiar el interior de nuestro cuerpo tras las retenciones acumuladas durante el confinamiento.

Te puede interesar:   Lo que debes considerar si a tu pareja no le gusta el Mundial

5.      Organizarnos y tomar el regreso con calma. Si el nivel de contagios continúa disminuyendo, en pocos días podremos ver de nuevo a familiares, amigos y seres queridos. Sin embargo, no debemos pretender ver a todas esas personas de golpe, lo recomendable es reunirnos de forma paulatina para poder disfrutar de forma saludable y, por supuesto, seguir siempre las recomendaciones y las instrucciones de las autoridades correspondientes.

También te podría gustar...