Antonio Felix Da Costa ya es campeón de la Fórmula E

Antonio Felix da Costa ganó el campeonato de pilotos del ABB FIA Formula E y, con la victoria de Jean-Eric Vergne en la ronda 9 del E-Prix de Berlín, DS Techeetah se quedó con el título de los equipos.

Vergne consiguió su primera victoria en la temporada 2019/20 y Da Costa terminó la carrera en segundo lugar. La dupla se defendió contra las amenazas del piloto de Nissan e.dams, Sebastien Buemi, que terminó tercero, y DS Techeetah se aseguró el campeonato de los equipos.

DS Techeetah consiguió la victoria en cuatro de las últimas cinco rondas, incluidas tres en la final de temporada más intensa en la historia del automovilismo en el aeropuerto de Tempelhof de Berlín.

Da Costa obtuvo una puntuación en el campeonato de pilotos nunca vista hasta ahora en la Formula E: una ventaja inalcanzable de 76 puntos sobre su compañero de equipo Vergne (segundo en las puntuaciones) cuando todavía quedan 60 puntos en juego.

El equipo todavía puede destacarse aún más esta temporada. Ningún equipo en la historia de la Formula E logró que sus pilotos terminaran en primer y segundo lugar en las puntuaciones de pilotos, una posibilidad muy fiable cuando todavía quedan dos carreras para concluir la temporada el 12 y 13 de agosto en Tempelhof.
Lo que sucedió

Vergne largó muy bien desde la Julius Baer Pole Position con Da Costa por detrás. Oliver Rowland (Nissan e.dams) también tuvo una buena salida e intentó superar a la dupla en la primera curva, pero se arrepintió de la maniobra. Mientras tanto, dos curvas más atrás, Alex Lynn (Mahindra Racing) pasó zigzagueando a Felipe Massa para ubicarse en el sexto lugar.

Te puede interesar:   Se calienta la parrilla de Endurance 24

Más atrás, Max Guenther (BMW i Andretti Motorsport) quedó atrapado en un hacinamiento que lo tomó desprevenido delante de él y chocó la punta de su iFE.20, lo que obligó al automóvil de seguridad BMW i a ingresar a la pista.

Restaban 35 minutos cuando se reinició la carrera y todo parecía bastante tranquilo. Todos mantenían la posición cuando se empezó a formar una tormenta eléctrica y comenzó a gotear en la calle de boxes. Pero el clima dio tregua para que los pilotos pudieran completar la competencia.

Rene Rast (Audi Sport ABT Schaeffler), Alex Lynn (Mahindra Racing) y Felipe Massa (ROKiT Venturi Racing) fueron los primeros en pasar por la zona de activación del MODO ATAQUE, y Nyck de Vries (Mercedes-Benz EQ) lo hizo una vuelta más tarde. El cuarteto luchaba por la quinta posición y Lynn pasó a De Vries, Rast y Massa en medio de la turbulencia.

Los pilotos de Nissan e.dams, Rowland y Buemi, fueron los próximos en activar los 35 kW de potencia adicional y, al hacerlo, perdieron posiciones y tuvieron que recuperarlas. Vergne y Da Costa también activaron el MODO ATAQUE una vuelta más tarde y quien aprovechó la situación fue Rowland que venía recargado y quedó en medio de la dupla.

Da Costa, con un minuto restante del MODO ATAQUE, tenía suficiente energía para atacar y volver al segundo lugar, y pudo pasar a Rowland en la próxima vuelta. El trabajo en equipo que habían mencionado los dos pilotos de DS antes de la carrera se hizo evidente cuando Vergne le dio paso al líder de las puntuaciones a mitad de la carrera.

Te puede interesar:   Carrera accidentada afecta a Piero Rodarte en Monterrey

Un poco más atrás, Edo Mortara (ROKiT Venturi Racing) logró esquivar al piloto de Panasonic Jaguar Racing, James Calado, en la curva uno para ubicarse en el puesto 12, mientras Alex Sims (BMW i Andretti Motorsport) ejecutaba exactamente la misma maniobra para pasar a Sam Bird (Envision Virgin Racing) y ubicarse en el lugar 14, pero una vuelta más tarde, el piloto de BMW también logró superar a Calado y quedó en el lugar 13.

Jerome D’Ambrosio, de Mahindra, fue uno de los primeros en volver a activar el MODO ATAQUE y lo hizo valer para ubicarse décimo y robarle la última posición de puntos a Rast. Lucas di Grassi (Audi Sport ABT Schaeffler) también recuperaba terreno al pasar a Mitch Evans (Panasonic Jaguar Racing) para ubicarse séptimo.

Se mantuvo el status quo en la punta del pelotón durante la segunda fase de las activaciones del MODO ATAQUE. La dupla de DS Techeetah (Da Costa y Vergne) lideró la carrera delante de los pilotos de Nissan e.dams (Rowland y Buemi), y Di Grassi desplazó silenciosamente a Lynn para ubicarse entre los primeros seis cuando restaban 10 minutos y una vuelta para la final.

El dúo a la delantera cambió el orden una vez más porque buscaba optimizar la energía disponible y defenderse de los hombres de Nissan que venían detrás. Así Vergne quedó al frente de la carrera, delante de Da Costa, Rowland, Buemi y De Vries, que se unió a la fiesta. Mientras tanto, Di Grassi iba solo más atrás en sexto lugar.

Massa superó a Evans en la última curva para retribuirle al piloto de Jaguar una maniobra similar previamente en la vuelta 28. El brasileño lo hizo de manera limpia para ubicarse séptimo, pero Evans pudo recuperar su posición cuando el tiempo empezaba a acabarse. En esta maniobra, Andre Lotterer (TAG Heuer Porsche) y Lynn ganaron terreno, y el hombre de ROKiT Venturi Racing terminó la carrera en décimo lugar.

Te puede interesar:   Miguel Calero deja un gran legado en los Tuzos del Pachuca

Nissan e.dams siguió la misma ética de equipo que había implementado DS. Rowland dejó pasar a Buemi que tenía más energía disponible y podía acercarse más a los líderes de la carrera.

En ese momento, De Vries lo superó a Rowland y el piloto de Mercedes-Benz EQ quedó cuarto casi al final de la última vuelta.

Vergne y Da Costa pudieron mantener sus posiciones a pesar de la presión de Buemi para otorgarle a DS Techeetah los dos primeros lugares en el podio, y esto selló la victoria tanto del campeonato de pilotos como de equipos.
La reacción del campeón

«No tengo palabras en este momento», dijo emocionado Antonio Felix da Costa. «Se me vienen a la mente los malos momentos porque estuve tan cerca de darme por vencido en muchas oportunidades en mi carrera. Quiero decir gracias a quienes nunca agradecí.

»Este equipo sabía lo que yo podía dar incluso cuando no lograba buenos resultados y me reanimaron. Un enorme agradecimiento también a mi compañero de equipo Jean-Eric Vergne. Es un rival difícil, pero me ayudó mucho a conseguir un ritmo rápido en este equipo.

»Teníamos un plan y lo ejecutamos perfectamente hoy. JEV y yo nos ayudamos mutuamente. Nos presionaron toda la carrera y al final fue muy intenso. Tuve que cubrir a JEV y defenderme en los últimos momentos. Fue un excelente trabajo en equipo».

También te podría gustar...