«Los apóstatas», de Gonzalo Celorio

**Tusquets

La tercera entrega de la saga “Una familia ejemplar” es una autoficción en la que Gonzalo Celorio hila distintas memorias sobre sus hermanos, aunque no creía que «acabaría contando una historia de abusos, huida y locura»

Crecer en una casa de doce hermanos de diferentes edades y temperamentos, dotó la vida del autor de distintos episodios que lo marcaron siendo el más pequeño y lo llevaron con el paso de los años a hurgar más allá de ese mundo doméstico de limitaciones económicas, ningún lujo y siempre en condiciones equitativas para todos al parecer de los padres, como narra en Los apóstatas, editado por Tusquets.

Como buen hijo menor, Gonzalo Celorio fundó en Miguel y Eduardo, dos de sus hermanos mayores, una profunda admiración que —después de escribir Tres lindas cubanas (Tusquets 2006), sobre la historia materna y El metal y la escoria (Tusquets, 2014), acerca del devenir paterno— lo condujo como adulto a investigar sus vidas, desde la infancia hasta la madurez.

Te puede interesar:   Al filo de tu piel en Sony Pictures Television

En medio de aquella búsqueda, el autor descubrió sucesos de los que no tenía noticia, pasajes que lo llevaron a explicarse la relación que tenía el pasado con el presente y cómo algunos hechos afectaron su propia historia familiar.

Cuando tuvo edad suficiente, Miguel siguió su ferviente vocación religiosa y se ordenó; algo similar ocurrió con Eduardo, pero las razones de su enclaustramiento fueron de otra índole, motivos nada más alejados al llamado de Dios.

En Los apóstatas, Gonzalo Celorio retrata la vida de dos hombres con sus luces y sombras desde dos perspectivas: su visión de niño con memorias que datan de hace sesenta años y después, ya en la adultez en busca de la verdad sobre los cuestionamientos que lo han asaltado a lo largo del tiempo.

Te puede interesar:   Grupo Modelo y UAZ unidos brindan apoyo psicológico a distancia

Gonzalo Celorio (México, 1948), narrador y ensayista, es autor de las novelas Amor propio (1992), Y retiemble en sus centros la tierra (1999), Tres lindas cubanas (2006) y El metal y la escoria (2014), y de los ensayos El viaje sedentario (1994), México, ciudad de papel (1997), Ensayo de contraconquista (2001), Cánones subversivos (2009), y Del esplendor de la lengua española (2016). Sus ensayos se han recogido en dos volúmenes con el título De la carrera y de la edad (2018). Es creador emérito del Sistema Nacional de Creadores de Arte de México. Desde 1974 es profesor de literatura en la UNAM. En 2019 fue elegido director de la Academia Mexicana de la Lengua. Su obra ha sido traducida al inglés, el francés, el italiano, el portugués, el griego y el chino, y ha obtenido galardones como el Prix des Deux Océans (Biarritz, 1977), el Premio de Novela IMPAC-CONARTE-ITESM (1999) y el Premio Mazatlán de Literatura (2014). En 2010 fue reconocido con el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el campo de Lingüïstica y Literatura.

Te puede interesar:   RCI destaca en crecimiento durante 2014

 

También te podría gustar...