Empleo, la recuperación es incierta

El panorama del empleo en México sigue siendo incierto. De acuerdo con datos del Inegi, de los 12 millones de personas que perdieron su fuente de ingresos, cuando inició la pandemia, lo han recuperado únicamente 8.4 millones. Esto supone un déficit de 3.6 millones.

El instituto detalló que la ocupación informal en septiembre ascendió a 28 millones, mientras que la Tasa de Informalidad Laboral (TIL) fue de 54.9%, esto es, 0.2 puntos porcentuales menos que en agosto.

En ese mismo mes, 621 mil personas se sumaron a la Población Económicamente Activa (PEA), que alcanza 53.8 millones, al tiempo que la Población Ocupada (PO) aumentó en 670 mil personas, llegando a 51.1 millones. Aunque estos indicadores son claramente positivos, debe tenerse presente que, según la agencia calificadora Fitch, la recuperación económica se ha desacelerado desde julio.

Te puede interesar:   Covid-19 impacta la productividad laboral

Hay que destacar que, respecto al mes de agosto, hubo una disminución de 583 mil personas de la Población Subocupada (PS); no obstante, cabe mencionar que, en septiembre, fue de 8 millones de personas, cuando en marzo era de 5.1 millones, lo que quiere decir que queda un largo camino por recorrer.

“Todo apunta a que estamos en el ojo del huracán a causa de que la aparente recuperación económica y laboral marcha con mayor lentitud mientras que los contagios van hacia arriba. El problema es que la recuperación es lenta y llama a la puerta una segunda ola de coronavirus”, señaló TallentiaMX, que dirige Elías Micha.

Te puede interesar:   Se conmemora en Corregidora el Día Internacional de la Discapacidad

El lento desempeño de la economía obedece a distintos factores: las elecciones de Estados Unidos, la falta de confianza de los inversionistas (en 2020, inversores extranjeros han vendido 337 mil millones de pesos en bonos del Gobierno, sacando su dinero de México) y, sobre todo, los altamente probables repuntes de Covid-19, con los cuales podríamos entrar a un segundo distanciamiento social de enormes consecuencias para el trabajo y la economía nacional.

Además, en un pronóstico optimista, la Secretaría de Hacienda prevé que la caída del Producto Interno Bruto (PIB), al cierre del año, será de 8 por ciento. Por todo lo anterior, debe señalarse que es ilusorio el mejoramiento de las condiciones en septiembre; todavía estamos muy lejos de alcanzar los niveles de producción e ingresos vistos a finales de 2019.

También te podría gustar...