Aniela, la estremecedora ópera prima de Allan Fis

Nominada a mejor largometraje de ficción, la ópera prima de Allan Fis, Aniela, tuvo su premier mundial a través de Cinépolis Click, en el marco del Feratum Film Fest, que se lleva a cabo en Patzcuaro, Michoacán.

La película sigue de cerca la psicopatía compartida de una pareja de asesinos, que cae en la paranoia cuando una de sus víctimas sobrevive.

Rodada en locaciones entre el Estado de México y la CDMX, la película cuenta con un elenco nutrido por profesionales con diversas experiencias actorales, con Paulina Olvera, Oscar Ganem, Mónika Rojas, César Kancino, Ismael Osorio y Bernardo Leyva.

El trabajo de pre-producción, requirió de mucha investigación histórica sobre parejas criminales, que permitiera una tropicalización de esos arquetipos de locura y psicopatía, de igual forma el proceso de casting necesitaba de mucha precisión para encontrar a las actrices y actores correctos, puesto que el guión no era cosa fácil, y tuvo que ser trabajado para la construcción de personajes, un mes antes del rodaje.

Te puede interesar:   Rodarte se vuelve "Macho"

Mónika Rojas, productora y actriz, interpreta en esta cinta el papel de una víctima sobreviviente al ataque de esta pareja de psicópatas. El planteamiento del guion le llamó la atención, pues le parecía una manera de desmontar estigmas sobre el imaginario social que se tiene de este tipo de criminales. Pocas veces ha tenido la oportunidad de desarrollar el papel más allá de una víctima, sino como una vida humana en la vulnerabilidad de saber que su personaje no tendrá la justicia que quisiera, al igual que muchas mujeres de manera cotidiana que aparecen en los periódicos como estadísticas.

El personaje de Rojas en Aniela, fue muy cercano al caso de una chica argentina que sufrió acoso en la colonia Roma, quién lejos de recibir respaldo de la gente y las autoridades, fue más bien, revictimizáda, condenándola aún a más ataques. Así fue como Mónika, desde su acercamiento a ciertos acontecimientos verídicos, sin necesidad de recurrir a material explícito de violencia, fue construyendo su personaje, confiando en que su entorno a la hora del rodaje, le daría lo necesario para interpretar de forma verosímil.

Te puede interesar:   "¡Huye!"... pero hasta el final de la cinta

A su vez, Allan, realizador de esta cinta de terror social, habló de lo difícil que es hacerse un lugar en el cine, pero su expectativa general es que el público se sienta tocado y que motive a pensar en estos temas que en nuestra realidad la ficción está más que superada.

Allan Fis, se mostró muy agradecido de volver al festival ahora con su primer largometraje, después de haber participado en ediciones anteriores con cortos. Y le pareció admirable que aún en estos tiempos de caos se pueda poner en marcha un festival de cine.

 

También te podría gustar...