«Nadie» con Bob Odenkirk ¿el nuevo «John Wick»?

Ácida y concisa la entrada de Nobody, en los primeros minutos de la cinta, de la mano de una edición precisa, se nos presenta a Hutch Mansell (Bob Odenkirk), un hombre de familia, hastiado de una vida rutinaria que le cuelga un letrero neón en la frente con el título de «don nadie». Hutch arrastra una búsqueda inconsciente de cualquier excusa que «justifique» su vuelta a un pasado obscuro al cuál renunció para formar una familia junto a Becca, su esposa (Connie Nielsen). Una noche, su casa se vuelve blanco de asalto para una pareja de ladrones, a los cuales aún con la oportunidad de ganar, se resiste a enfrentar con el objetivo de evitar el mínimo daño a su familia, pero eso solo causa cuestionamientos que lo llevan a volver a reactivar sus habilidades reprimidas.

Te puede interesar:   "Conversaciones", la impactante película de Eduardo M. Clorio

Cargado de un humor sarcástico, cínico, seco, al estilo de incluso Breaking Bad, el trabajo cinematográfico impecable de Nobody, mantiene atrapado al espectador, con cada escena de persecución, enfrentamientos cuerpo a cuerpo, donde la fotografía y la edición representan un factor crucial, a la par de peliculas como las de John Wick.

A diferencia de otros filmes del género, el protagonista, muestra un deseo reprimido por volver a aquella vida, a lo que Bob Odenkirk llena y desborda el papel, logrando encarnar a través de sus gestos y la expresión corpórea entera, a Hutch. Así podría, Odenkirk, convertirse en una estrella de acción a sus casi 60 años.

Sin duda alguna esta nueva película de Ilya Naishuller, desde sus adelantos, sugirió pensarla como una especie de guiño a la saga de «John Wick», pues incluso le hecho de que Derk Kolstad sea guionista de ambas cintas, es una gran garantía y aún así logra diferenciarse de sus homólogas.

También te podría gustar...